Menu
Omar Mondragón

No dañes tu auto al lavarlo, sigue estos cinco consejos

El mantenimiento del auto, también es estético y aunque muchas veces creemos que el lavar un auto es sólo necesario agua, jabón y uno o dos trapos, no es así, también es importante la forma y los materiales que ocupamos, ya que en ocasiones más que ayudar, terminan provocando un desgaste.

Además de que un auto limpio nos hace ver bien, el detalle en cómo lo lavamos puede hacernos sentir bien, así que es hora de poner manos en el jabón y ver los detalles.

No lavar el auto bajo el sol: Muchas veces pensamos que un día soleado es el momento adecuado para poder lavar el auto, sin embargo, no consideramos que el jabón se seca más rápido y este puede dejar marcas en la carrocería, por ello pensemos que la mañana o la noche son buenos momentos y descartemos el medio día.

Un trapo sólo para el auto: No con cualquier trapo se puede lavar un auto, y no es por cuestiones de extremo cuidado en los textiles, sino porque muchas veces los trapos o esponjas viejas suelen tener residuos de piedras molidas, o polvo solidificado que al pasar por la pintura esta llega a rayarse levemente, pero con una y otra vez, eso leve puede ser algo considerado.

Vidrios con trapo seco o papel: Cuando llega la hora de limpiar los vidrios de un auto, es una circunstancia que a muchos los hace volver a pensar en lavar el auto, ya que prácticamente todo el trabajo se puede ver tirado si los autos llegan a tener manchas en el vidrio y no se puede disfrutar de ellos.

Para evitar esas manchas te recomendamos ocupar un trapo seco para limpiar los vidrios, uno viejo y poroso puede ser, presionar fuerte con el trapo seco, o húmedo, casi seco, sirve de manera efectiva.

La otra alternativa es mucho más efectiva, un papel, de preferencia periódico, sólo es necesario sustituir el trapo seco por el papel y ocuparlo como si fuera tela, si aún no se ha secado el vidrio a limpiar o tiene pequeñas gotas, no te preocupes, le servirá al papel para pulir un poco los vidrios.

Un jabón para autos: El jabón de trastes, ropa o para las manos, es para eso. Muchas veces a causa del jabón se llega a opacar la pintura de los autos ya que su composición química puede ser muy agresivo para la pintura a tal grado que si queda un residuo de jabón puede llegar a decolorar la zona o hacerla porosa.

Trapo de secado: Al finalizar el lavado, viene el secado y un pulido leve con un trapo húmedo. Esto ayuda a quitar pequeños residuos de jabón o agua seca en la carrocería ya si recordamos, las manchas sí afectan la pintura.

AUTOR
Avatar

Omar Mondragón

Sorry no comment yet.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: