Menu
Redacción CarGlobe.mx

El deportivo americano más fino de la historia

Las Vegas, Nevada.-

La división de desempeño V-Series creada por Cadillac tuvo un origen claro y preciso, desarrollar vehículos deportivos que llenaran los muchos espacios a mejorar en los modelos de la marca para competir de manera frontal con los deportivos alemanes.

El nuevo Cadillac ATS V-Series forma parte de la tercera generación a cargo de esta división de desempeño y argumentativamente han creado no sólo el mejor vehículo de este departamento deportivo, sino uno de los mejores autos en toda la historia del corporativo General Motors. 

De acuerdo al filósofo Emmanuel Kant, el concepto de lo sublime no se resume exclusivamente a lo estéticamente acertado. Lo sublime es aterrador y hermoso a la vez, en él conviven los límites de la razón y la falta de fronteras de la imaginación.

El más pequeño de los modelos V-Series es un vehículo cuyo diseño es irreprochablemente bello pero que guarda un vigorosos motor que gracias a la tradición de potencia americana mantiene las reservas de un auto dirigido a todo público. Es encantador y transgresor a la vez, sutil y agresivo, de extrema elegancia pero temible desde esa misma magnitud.

Desde su presentación, el Cadillac ATS fue aplaudido por la generalidad debido a una casi perfecta intervención de la elegancia y de lo deportivo.

Al trasladarlo al terreno de la precisión deportiva existían ciertos riesgos que involucraron  cambios en el diseño externo del auto, la reconfiguración de la estructura en el chassis, la búsqueda de un equilibrio entre la desbocada potencia del motor y el detallado trazo de la dirección. Todos esos riesgos fueron asumidos y resueltos con solvencia en el Cadillac ATS V-Series. 

El acierto en la ingeniería del chassis es supremo, responsable de comodidad y diversión en el manejo no importando si lo manejábamos a altas velocidades en las carreteras del desierto de Nevada con destino al Valle de la Muerte o bien si lo conducíamos a un ritmo pausado a 40ºC gracias al embotellamiento usual en el Strip Boulevard de Las Vegas.

El sonido del motor V6 biturbo de 3.6 litros no es un rugido de estruendo ni un símil de bramido al más estilo alemán, es una resonancia equivalente a la de grandes percusiones siendo golpeadas de manera progresiva para finalizar en un estallido que representa la aceleración súbita de 0 a 100km/h en tan sólo 4 segundos. 

El equipamiento disponible a la llegada al mercado mexicano estará limitado a la venta exclusiva de su versión con transmisión automática de ocho velocidades, sin embargo, personalmente no encuentro motivo de queja en este sentido al ser más ligero y veloz que la variante con caja manual.

Está construido en Michigan y representa también el primer uso de la plataforma Alpha, la cual próximamente será compartida por la nueva generación del Chevrolet Camaro. 

La complacencia generalizada es algo que un vehículo norteamericano difícilmente logra, sin embargo, el ATS-V Series es una respuesta sin oportunidad a mayores replicas, la cual satisface a los entusiastas del desempeño con identidad americana y aquellos que mencionaban como algo imposible que un vehículo de General Motors pudiera brindar un golpe de extrema potencia a vehículos como el BMW M3 y el Mercedes-Benz C63 AMG. 

Llega al mercado mexicano a un precio de $1’400,000 pesos en la versión coupe y bajo un precio de $1’410,000 pesos para aquellos que prefieran adquirirlo en carrocería sedán.

Este valor está justificado en cada peso de su precio si nos refiriéramos exclusivamente a su desempeño, ingeniería y tecnologías de manejo que incluyen el sistema MagneticRide Control que es el sistema de suspensión adaptativa para una mejor respuesta y salida en curvas a altas velocidades bajo la configuración Sport.

No obstante, los fanáticos de la competencia alemana y los más minuciosos observadores encontrarán en el interior de este modelo un camino amplio para criticar que no existe comunicación entre el equipo de ingeniería y el de diseño interior.

Esto debido a que resulta muy poco convincente la combinación de materiales entre la construcción de los asientos RECARO de identidad deportiva, presencia de aluminio en el tablero y detalles en madera real en las láminas de los controles y manijas. Los acabados, texturas y armonía de colores en todo el interior no pueden ser calificados como desagradables pero innegablemente son muy distintos el uno del otro.

Incluyen aspectos del ATS regular, rasgos estilísticos tradicionales de Cadillac y la incorporación de instrumentos naturalmente deportivos y si bien, esto no se lee bastante alentador en palabras, tampoco lo es en impresión visual.

El nuevo Cadillac ATS V-Series es más divertido de manejar que el BMW M3, genera más sorpresa en su respuesta y brinda experiencias deportivas que su evolución natural irán perfeccionando para no sólo ver a su competencia alemana de manera frontal, sino, ¿por qué no?, dar una clase de ingeniería y del resurgimiento de una marca que se atrevió a salir de su zona de confort.

 

AUTOR
Redacción CarGlobe.mx

Redacción CarGlobe.mx

Sorry no comment yet.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: