Menu
Redacción CarGlobe

El día que manejamos… el 911 Turbo S Exclusive Series

El calor del verano en Stuttgart es bastante húmedo y sofocante, pero no tanto como para evitar que lleguemos al nuevo taller de Porsche Exclusive Manufaktur, a unos metros de la planta de tres pisos donde la firma alemana ensambla todos sus coupés deportivos, para conocer la edición especial del 911 Turbo S.

Desde hace 30 años esta división es la encargada de crear los Porsche más especiales del mundo y por ellos sus nuevos cuarteles se encuentran en una construcción de 1,500 metros cuadrados donde se pueden trabajar 13 automóviles al mismo tiempo y que tiene a algunos de los mejores artesanos automotrices del mundo.

De aquí saldrán las 500 unidades del 911 Turbo S Exclusive Series, que requieren alrededor de 11 horas de un trabajo artesanal para ser completados.

Este vehículo nace en la planta de Porsche como un 911 Turbo S de serie y luego es traído a esta instalación donde se le colocan 17 kits de equipamiento especial, que representa reemplazar al rededor de 50 piezas. Asientos, volante, partes de fibra de carbono, pintura, incluso hasta un kit de potencia para el motor, todo para entregarnos uno de los súper deportivos más imponentes de la actualidad.

El toldo y el cofre son reemplazados por unos de fibra de carbono, que son pintados con una nueva técnica que hace que las dos franjas de la parte media se formen con la fibra de carbono descubierta, en lugar de unos viniles, lo que representó un gran reto, pues la laca y la pintura deben tener el mismo grosor para que cuando pasamos la mano por la pieza sea totalmente lisa.

De la misma forma, los rines de aluminio de 20 pulgadas, llevan un proceso especial de pintura. Primero se esmaltan en dorado, para posteriormente ponerles una capa negra. Tras el pintado, son metidos a una máquina con un láser especial, que quema la pintura negra para descubrir los filos dorados que le dan ese look especial a estos aros.

Y así podríamos ir desnudando cada paso de la producción artesanal de este vehículo de colección, pero sinceramente el ansia de manejar nos comía, así que brincamos a la van que nos llevó hasta el lobby del museo de la firma, donde como reales rockstars tomamos nuestra montura, no sin antes ser rafagueados por los flashes de varias personas que se arremolinaban al rededor de los autos.

A diferencia del Turbo S normal, en este Exclusive Series tenemos 27 caballos de fuerza extra, por lo que el motor de seis cilindros sobrealimentado nos entrega 607 hp. La transmisión de siete cambios tiene que ser ajustada para soportar el extra de potencia.

Los primeros kilómetros en la calle nos dejan ver el interior, el cuidado en los detalles, los materiales y como realmente consiguen hacer que te sientas especial, cada milímetro del habitáculo tiene algo nuevo. No en vano los artesanos de Porsche aseguran que con este auto quieren que el conductor siga descubriendo detalles meses después de haberlos recibido.

Por fin encontramos un buen espacio para dar rienda suelta a las emociones. El sonido del motor en la aceleración es imponente, seco y feroz como buen Porsche. El empuje del motor te pega contra el asiento y hace que el estómago cosquillee, los cambios a más de 7,000 revoluciones patean como en un auto de carreras y en pocos segundos ya estamos rebasando los 150 km/h y el 911 sigue como si nada, firme, estable y con ganas de que le exijamos más.

Una zona de curvas nos hace reducir la velocidad, bajar un par de cambios y disfrutar de la precisión de la dirección, del balance del auto, que nos lleva por el serpenteante camino como si fuera el carrito de una montaña rusa, bien pegado al asfalto.

Fueron apenas unos minutos de emociones, pero supieron a gloria y nos acercaron un poco a lo que 500 afortunados podrán experimentar cuando el Turbo S Exclusive Series llegue a sus garajes en unos días.

Un auto de colección, que muestra lo mejor de los artesanos de Porsche y que tiene un lugar especial en nuestro corazón.

 

AUTOR
Redacción CarGlobe

Redacción CarGlobe

Sorry no comment yet.

Leave a Comment