Menu
Redacción CarGlobe

VW Up, ¿la solución contra el gasolinazo?

Por: Ruy Alonso Rebolledo

Desde el primero de julio, los mexicanos ya no sólo enfrentaremos nuevas reglas en la verificación, sino que enfrentamos de nueva cuenta un gasolinazo. La magna, subió 34 centavos al pasar de 14.03 a 14.37. Un incremento de 2.7% desde que empezó el año. Sin duda el ahorro de combustible se vuelve un gran argumento en la reflexión de «¿qué auto me compro?»

Por suerte el mercado automotriz tiene muchas respuestas actualmente. Se trata del Volkswagen Up!, una alternativa muy interesante gracias a su motor de tres cilindros y un litro de capacidad cúbica. Este eficiente motor genera 75 caballos de fuerza y 70 libras pie de torque. Todas las versiones están disponibles sólo con caja manual de cinco velocidades.

¡Más que necesario! Podrían parecer pocos caballos de fuerza, pero en un ambiente citadino el cochecito se mueve con mucha soltura y lo más importante: el consumo de combustibles bajísmo.

El Volkswagen Up! estuvo en mis manos una semana, 200 kilómetros de recorrido y la aguja indicaba que aún había mucha diversión antes de señalar el medio tanque.

Los primeros días de la prueba, mi misión era simple: hundir el pie derecho en el acelerador para gastar tanto combustible como fuera posible. Hasta que me di cuenta de que el consumo de combustible es extraordinariamente bajo y mis intenciones de hacerlo gastar más de la cuenta, pecaban de inocentes.

La Ciudad de México está 2,250 metros sobre el nivel del mar. Se calcula que los motores pierden potencia por la densidad del aire y los propulsores que no cuentan con algún tipo de sobrealimentación son los que más sufren. Sorprendente la pasada aseveración le hace cosquillas al motor del Up! Ya que el pequeño alemán, de origen brasileño, no encuentra ninguna dificultad para rodar por la ciudad. Una advertencia dejemos las pretensiones deportivas para otros modelos de VW, evidentemente.

Dinámicamente el Volkswagen Up! también sorprende y mucho. Durante la semana que duró la prueba, llovió y las inclemencias del clima presentaron una oportunidad única para detectar la afinación del chasis. Volkswagen ofrece el auto con frenos ABS y ya; sin ninguna otra ayuda electrónica.

Me sorprendió la estabilidad del auto, ya que fue muy complicado desbalancear la parte trasera para resbalar y cuando por fin perdió adherencia bastó con un muy ligero movimiento de volante para corregir la dirección del auto. El eje delantero es más proclive a resbalar, aunque lo hace de una forma progresiva que da muchas pistas de subviraje, permitiéndole al conductor corregir.

Me atrevo a decir que el chasis está tan bien adiestrado que un conductor promedio puede controlar una falta de agarre del eje delantero con mucha facilidad moderando la aplicación del acelerador y variando el giro del volante.

Mientras transitaba por la Ciudad de México, el Up! mostró que tiene un andar muy cómodo, con una suspensión que filtra muy bien las (muchas) imperfecciones del asfalto citadino. Además el Up! cuenta con numerosas amenidades y equipamiento competitivo en el segmento. El interior está bien amenizado con plásticos vistosos del color de la carrocería, equipo de música AM-FM con CD y Mp3 además de conexión usb, auxiliar y conexión Bluetooth con interfaz para teléfono y seis bocinas que cumplen con su cometido. Una amenidad a la que ya estamos acostumbrados en vehículos de mayor precio son los sensores de reversa y el Up! cuenta con ellos.

Tiene aire acondicionado. Y aquí es donde viene uno de los problemas del vástago de VW: el aire acondicionado generalmente funciona con la ayuda del motor del coche y dado que el Up! tiene un motor pequeño la pérdida de potencia es realmente palpable. Otra cosa que noté es que transmite una vibración perceptible a través de los plásticos del interior, no es molesto pero es difícil de ignorar.

El asiento del piloto tiene ajuste de altura, característica que comparte el volante, por lo que encontrar una posición óptima de manejo es muy sencillo. Los pasajeros de las plazas traseras estarán cómodos si los delanteros no son muy altos porque aunque el Up! ofrece buen espacio interior para su tamaño exterior, lo cierto es que el espacio para las piernas en el asiento trasero no es el más abundante.

El Up! tiene sólo dos bolsas de aire delanteras y,como ya lo mencioné, no tiene ayudas electrónicas además del ABS. Los frenos delanteros son de discos ventilados y los traseros son de tambor, que aunque no es lo ideal, funcionan de manera competente.

El exterior del Up! de prueba era rojo con elementos en negro como los espejos laterales (con direccionales lumínicas) el spoiler trasero, faldones laterales y los labios de las facias delanteras y el juego de luces incluye faros de niebla delanteros.

El diseño del Up! es llamativo y muy citadino por lo que pasará desapercibido.

Como alternativa de movilidad económica el Up! es una buena opción que en teoría puede llenar el hueco que dejó el amado «vochito» aunque llenar el vacío que deja el mítico auto del siglo XX incluye un ideal en el inconsciente colectivo. Pero en papel existen todas las credenciales para hacerse un espacio entre el paisaje urbano que con ayuda del eficiente consumo de combustible puede volverse tan común como las cámaras de detección de velocidad, por el asfalto de la caótica Ciudad de México.

AUTOR

Redacción CarGlobe

Sorry no comment yet.

Leave a Comment