Menu
Redacción CarGlobe.mx

Cinco limusinas presidenciales que fracasaron.

Se acerca el momento en el que Donald Trump subirá al puesto por la presidencia de los Estados Unidos. Por este motivo te presentamos cinco propuestas de vehículos presidenciales que no cumplían con los requisitos de seguridad, por más originales que fueran.

Se sabe que “The Beast” –el nuevo vehículo presidencial de Trump– será de la marca General Motors, pero no siempre fue así, se han usado vehículos Cadillac, Ford, Lincoln e incluso Chrysler.

1953 King Midget Custom

Este vehículo estaba destinado para el presidente Dwight D. Eisenhower. King Midget fue el fabricante de automóviles más pequeño en presentar una propuesta para el vehículo presidencial. Dicha limusina era un prototipo basado en su modelo 2, el cual contaba con un motor de 7.5HP, sin embargo, Eisenhower optó por un Chrysler, afirmando que podría “correr más rápido” que el King Midget.

1974 AMC Gremlimo.

AMC estuvo en problemas financieros cuando presentaron su prototipo para el vehículo presidencial de Gerald Ford, incluso la marca confiaba mucho en que podría ganar el contrato y con eso solventar los gastos realizados para el prototipo, sin embargo, tras varios errores en el diseño y haber puesto “Pepsodent” en lugar de “President” (no se sabe si fue error o algún tipo de broma) el prototipo no fue aprobado.

 

1977 Chevrolet Chevette Scooter.

Tras haber sufrido un aumento en la gasolina (¿les suena familiar?) el presidente Jimmy Carter decidió usar éste vehículo para demostrar que incluso él sufría de la misma crisis, es decir, sí fue elegido. Sin embargo, lo barato sale caro y el presidente lo vivió. En el día de inauguración, el presidente Carter y la Primer Dama Rosalynn Carter tuvieron que trasladarse caminando a mitad del recorrido, ya que el Chevette tuvo una falla y se quedó parado. Poco después fue empujado a un lado del camino por el servicio secreto, quienes retiraron las placas y abandonaron el vehículo.

1993 Saturn SL1

Sin duda éste vehículo es y será único ya que fue el primer vehículo presidencial en incorporar conexión a internet. Pudo haber sido elegido como el vehículo que transportaría al presidente Bill Clinton, ya que a pesar de que no estaba blindado ni era a prueba de balas, sí se había incorporado un sistema en el cual, el vehículo al recibir un impacto, éste enviaba una señal a una computadora, misma que enviaba un correo electrónico al vicepresidente informándolo sobre su nuevo cargo en la oficina de la Presidencia. Sin embargo, Clinton optó por conseguir una limusina que sí contará con blindaje y sistema antibalas.

2001 Plymouth Prowler.

A pesar de que Chrysler estaba a punto de cerrar Plymouth, se decidió que se podría hacer un último intento al presentar éste diseño para el vehículo presidencial de George W. Bush. Dicha limusina era una combinación extraña de un Plymouth Prowler con remolque… No funcionó. El remolque se podría equipar con un único asiento para el presidente y sería blindado. La propuesta sugería que en caso de algún ataque, el remolque junto con el presidente, podrían ser resguardados en algún lugar seguro. Cabe mencionar que ésta era la opción favorita del presidente, sin embargo el vicepresidente Dick Cheney dejó muy claro que no habría Hot Rod para Bush.

Solamente se creo un diseño en Photoshop, no hubo ningún prototipo construido.