Menu

Mercedes-Benz AMG A35 4Matic, paseando por Mallorca

Diseño
Interiores
Manejo
Seguridad
Tecnología

 

En la vida de los que nos dedicamos al noble oficio de probar automóviles para después hacer llegar las impresiones de manejo a nuestros lectores, no existen días malos. Siempre hay días buenos, de mucho manejo; días mejores, al volante de un auto deportivo y muy por encima de estos días, están en los que tienes la fortuna de manejar un AMG, como este Mercedes-Benz AMG A35 4Matic, con el que retamos las carreteras de las Islas Baleares, al sur de España.

Esta sentencia es contundente porque no siempre tenemos la oportunidad de ponernos al volante de un fiero hatchback de Mercedes-Benz, en una de las carreteras más singulares de Europa y su trazo centenario bordeando los acantilados costeros del noroeste de Mallorca.

Antes del plato fuerte, nos dejaron ponerle las manos encima al nuevo Clase B 220d, que no llegará a México, pero nos dejó divertirnos con el empuje de su motor de 4 cilindros en línea 2.0 litros turbodiesel, de 190 hp y un torque de 295 libras-pie de torque desde las 1,600 revoluciones, capaz de ir de 0 a 100 km/hr en solo 7.2 segundos. No tuvimos oportunidad llegar al límite, pero Mercedes-Benz asegura que su velocidad tope es de 234 km/h.

Como siempre, un impecable desarrollo dinámico, típicamente alemán que no deja espacio alguno para el error ya sobre la trayectoria. Magnífico.

El segundo día nos puso ante el plato principal, el pequeño AMG A35 4Matic que se convierte en el escalón de entrada a la poderosa familia AMG de Mercedes-Benz, y que una vez más sorprende por su desempeño, equipamiento y tratamiento, que lo hace un modelo digno de portar estas tres letras en la carrocería.

Una ruta de 148 kilómetros, compartida entre montaña, acantilado y planicie, nos dio la oportunidad de exigir este brioso hatchback que es ahora un tourer con proporciones más deportivas, un frente característico de la línea AMG con amplias tomas de aire que anticipan el poder del bloque y una aerodinámica suprema apoyada en su prominente spoiler trasero que remata una parte trasera definitivamente más ancha que le confiere una presencia más robusta que su antecesor, pero no lo vuelve tan radical como su hermano mayor, el A45 (que será lanzado en unos meses).

La infalible ingeniería de este deportivo se centra en el bloque turbocargado de 2.0 litros y cuatro cilindros en línea que entrega 306 caballos de fuerza y 295 libras-pie de torque, acoplado a una transmisión automática con doble embrague y siete cambios, que se se pueden realizar desde las paletas del volante.

Una recalibración de los sistemas, una estructura reforzada con suspensión variable y el sistema de tracción integral (4Matic), capaz de llevarnos de 0 a 100 km/h en 4.7 segundos. Con todo esto se infiere su pertenencia a la familia AMG.

Los interiores podrían entrar en la clasificación de Avant-garde, con una pantalla táctil increíblemente larga de gráficos brillantes, montada en el tablero desde el espacio del cluster hasta la ahora innecesaria pantalla central.

Está equipada con el sistema multimedia exclusivo de la marca, el MBUX que cuenta con realidad aumentada y con “Hey Mercedes” el sistema controlado por voz que domina todas sus funciones. Asientos de piel cosidos a mano al igual que el volante deportivo que cuenta además con controles de audio y navegación.

Hablando del manejo, y derivado de mi gusto personal con los hatchbacks, puedo decir que el A35 es una maravilla. Los modos ajustables de suspensión fueron exigidos en montaña, autopista y en carreteras secundarias que no llegaban a los dos carriles, si acaso uno y medio, con una respuesta dinámica que linda en los límites de la perfección. La posición de manejo es muy cómoda y la visión periférica es casi continua derivada de la extrema delgadez de los postes A, B y C. En resumen, una fuerte opción a considerar si se trata de un modelo deportivo de altas prestaciones.

Se espera que el precio de este modelo tenga un precio en México de al rededor de $1,200,000 pesos.

-Por Rodrigo Ponce de León Treviño

AUTOR
Marco Robles

Marco Robles

Periodista automotriz desde 2006, fan del beisbol, del frío, los días nublados y los autos emocionantes.

Sorry no comment yet.

Leave a Comment