Menu
Redacción CarGlobe.mx

Dodge Challenger SRT Hellcat, la máxima expresión del Muscle Car

El departamento de alto desempeño Street and Racing Technology (SRT) han presentado de manera oficial el nuevo Dodge Challenger SRT Hellcat, el Muscle Car más poderoso de todos los tiempos.

Se trata de un monstruo potencializado hasta los 707 caballos de potencia derivado de un bloque V8 HEMI de 6.2 litros que ha sido equipado con un supercargador de tipo Roots de 2,380 centímetros cúbicos que le permite generar la fívola cantidad de 707 caballos de pura adrenalina y 650 lb-pie de par motor. Este propulsor se le conoce también como Hellcat.

El desarrollo de este propulsor requirió de varias modificaciones que le permitieran alcanzar ese nivel de potencia, incluyendo un bloque reforzado y cabezas específicas que permiten al conjunto entregar un mayor flujo de aire. Adicionalmente tanto las bielas como el cigüeñal ha sido forjados, incluyendo además inyectores de alta capacidad, un cuerpo de aceleración modificado y una bomba de agua de mayores capacidades.

Aparte de todos los cambios mecánicos, el Dodge Challenger SRT Hellcat incorpora también un kit específico que otorga mejores resultados tanto aerodinámicos como de enfriamiento de los diversos componentes mecánicos.

Todo lo anterior está pensado para que el auto pueda ser conducido tanto en la calle como en las pistas, para que de este modo el auto no sufra de sobrecalentamiento excesivo por el trabajo rudo al que puede ser sometido.

En cuestión de frenos, el sistema está firmado por Brembo y está compuesto por discos de 15.4 mm de diámetro con pinzas de seis pistones al frente y 14.6 mm de diámetro con 4 pistones en la parte posterior.

El auto además cuenta con un botón llamado Launch Control, el cual le permite al conductor realizar una mejor aceleración de 0 a 100 km/h pensada para las competencias de ¼ de milla.

Visualmente su silueta se distingue del resto por la incursión de un nuevo juego de defensas, un cofre de nuevo diseño mucho más ligero con tomas de aire, el alerón en la parte posterior, faros de nuevo diseño, rines de aluminio de 20 pulgadas, neumáticos Pirelli P Zero Nero y los emblemas “Supercharged” en los costados de las salpicaderas delanteras.

Al interior la cabina está resuelta de tal manera que no se le olvide al conductor en que tipo de coche se encuentra. Hablamos de una mejor ergonomía y detalles inspirados en el Challenger de 1971.

Como cereza del pastel Dodge ofrece un par de llaves, dentro de las cuales cada una tiene un enfoque distinto. La primera de ellas (rojo) es la indicada para liberar los 707 caballos de potencia, mientras que la de color negro está enfocada a un uso más “citadino” limitando la potencia del coche a tan solo 500 hp.