Menu
Pablo Monroy

Porsche revivió el 935 para celebrar sus 70 años

Porsche Motorsport se propuso hacer el mejor regalo de cumpleaños a sus fans y el resultado es el espectacular Porsche 935, una bestia de circuito con 700 caballos de fuerza y una aerodinámica extrema que se basa en el legendario Porsche 935/78, también conocido como Moby Dick, que fue presentado durante la Rennsport Reunion, un evento que reúne Porsche históricos de competición en el circuito Laguna Seca Raceway, en California, Estados Unidos.

El vehículo no participará en ninguna competición, al menos no de manera oficial, puesto que ha sido creado para correr en circuito, pero no atiende a ninguna homologación y, por esta razón, su uso quedará limitado al ámbito privado.

Con 4.87 m de largo y 2.03 m de ancho, la carrocería confeccionada en fibra de carbono nos recuerda a otros modelos de la marca, como por ejemplo los rines aerodinámicos cerrados recuerdan a las del 935/78 y las luces traseras LED ubicadas en los laterales del alerón posterior, provienen del 919 Hybrid LMP1. Los espejos retrovisores exteriores han sido sacados del actual 911 RSR, ganador de Le Mans, mientras que los tubos de escape de titanio al descubierto se inspiran en el Porsche 908 de 1968.

En el interior, la palanca de velocidades de madera laminada recuerda al Porsche 917 y al Porsche Carrera GT, el volante de carbono y la instrumentación digital son los mismos que monta el 911 GTR R y, como no podía ser de otra manera en un modelo de estas características, no faltaron los arcos de seguridad, un asiento de competición con cinturones de seguridad de seis puntos y un sistema de aire acondicionado para refrigerar el habitáculo. De manera opcional puede montar otro asiento tipo baquet para el pasajero.

Bajo el cofre, decorado con los míticos colores de Martini en la unidad de presentación, se esconde un >motor bóxer biturbo de seis cilindros y 3.8 litros que desarrolla 700 caballos de fuerza. Es prácticamente idéntico al del Porsche 911 GT2 RS, por lo que también está acoplado a una transmisión PDK de doble embrague y siete velocidades, que envía toda la potencia al eje trasero. No hay información sobre sus prestaciones, pero es fácil imaginarse de lo que es capaz con semejante propulsor, una aerodinámica perfectamente trabajada y un peso total de 1,380 kilogramos.

El precio de cada uno de los 77 Porsche 935 que se producirán es de 701.948 euros, y la firma de Stuttgart ya acepta pedidos y los clientes recibirán sus vehículos a partir de junio de 2019.