Menu
Redacción CarGlobe.mx

Un viaje por lo inverosímil

El Tuning World de Bodensee dejó con la boca abierta a puristas de la customización.

Bernardo Mendoza.

En la pasada dedición del Tuning World de Bodensee que se realizó en Lago Constaza, en la frontera alemana con Austria, los visitantes pudieron admirar de todo y literalmente de todo, modelos deportivos tan aventurados en su concepto de diseño que dejaron con la boca abierta a puristas de la customización.

Hubo ejemplares como el Weber F1 que deslumbró por su exuberante potencia, nada más 954 caballos de poder para un auto prácticamente de exhibición, y la cosa no paro ahí, su precio para los interesados es 1.3 millones de dólares. Después de la exhibición los miles de interesados estaban formados  a fuera del stand para adquirir este ejemplar.

El padre de está proeza de origen suizo se afanó de su creación durante los tres días que duro este magno evento, y se atrevió a dar a conocer algunas de las cualidades que tiene este ejemplar como el de acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en solo 2.5 segundos.

El artista de customización no fue el único iluso que se presentó con un frankestein de cuatro ruedas,  hubo profanadores  el diseño que se atrevieron a transformar Porsches, Audi, Camaros, Corvette en carros alegóricos para el tazón de la rosa.

Los fanáticos del tuning europeos dejaron en claro que tienen los mismos gustos que sus similares norteamericanos tan estrambóticos y la pasión por los autos americanos.

La octava edición del Tuning World de Bodensee reunió a los mejores

De la disciplina como los europeos, americanos, los más aplaudidos fueron los  asiáticos que están todavía están viviendo las secuelas de  rápidos y furiosos en diseño y personalización.