Menu
Pablo Monroy

Un Mercedes 300 SL desaparece del Nürburgring

¿Cómo te sentirías si alguien te arrebatara un tesoro único en el mundo? Habría que preguntarle a la persona que le robaron un Mercedes 300 SL de 1955 en Nürburgring mientras éste descansaba tranquilamente en las puertas de un hotel cercano al infierno verde.

Y es que por poco que te gusten los autos clásicos es imposible que nadie sepas nada sobre uno de los coches más emblemáticos creados jamás por la firma de la estrella, conocido popularmente como “alas de gaviota”, uno de los iconos del automóvil más reconocibles por cualquiera, y también uno de los objetos más codiciados por cualquier coleccionista.

Aunque colocar un auto así en el mercado negro no es tarea fácil salvo que quien le interese tenga idea de venderlo por piezas. Los primeros reportes señalan que el Mercedes 300 SL fue sustraído en Nürburgring mientras estaba estacionado frente a un hotel, en la noche del jueves 9 al viernes 10 de agosto.

El propietario de la unidad, marcada con el número de chasis 198040 5500434, Thomas Rosier, asegura que el vehículo debió ser robado entre la una de la madrugada y las 10 de la mañana previa al inicio del “Oldtimer Grand Prix”, celebrado en Nordschleife ese mismo fin de semana.

En el muro de Facebook de Thomas se pueden algunas fotografías del coche que, como ya te habrás imaginado, es fácil de reconocer, al tratarse de una pieza prácticamente única en el mundo como consecuencia de una restauración “Californian outlaw”, llevaba a cabo sobre la carrocería de uno de los 30 ejemplares que salieron de la cadena de montaje con el motor NSL de alto rendimiento, que agregaba 15 caballos de fuerza extra a los 215 que entregaba el modelo de serie.

Lo más probable es que el destino del Mercedes 300 SL robado en Nürburgring sea terminar desmontado para ser vendido por piezas, pero nunca hay que perder la esperanza. Ahora tienes unos cuantos ojos por México, Thomas, y más sabiendo que se ofrece una recompensa por él de 250,000 euros.