Menu
Pablo Monroy

SEMA SHOW 2018: Dodge Super Charger 1968 Concept

Durante estos días se está llevando a cabo uno de los eventos más importantes del motor en los Estados Unidos: la edición 52 del Sema Show, y Mopar, la división de refacciones y accesorios de FCA no quiso dejar pasar la oportunidad para resucitar una de sus viejas glorias.

Se trata del Dodge Charger, uno de los muscle cars más conocidos dentro de la industria y un referente para los aficionados a este tipo de vehículos. De modo que la firma norteamericana levantó el telón en Las Vegas para mostrar un concept car que bautizó con el nombre de Super Charger 1968 Concept,un ejemplar de finales de los 60, pero que fue equipado con una gran cantidad de mejoras y tecnología moderna.

Gracias a los elementos heredados de los Dodge Charger y Challenger SRT modernos, el concept americano puede presumir de ser un auténtico vehículo actualizado, además de lucir una imagen con mucha personalidad gracias a las modificaciones ejecutadas en la carrocería. Ya sea por las defensas de nueva manufactura, las salpicaderas ensanchadas, el cofre heredado directamente del Demon, los faros delanteros del Hellcat, el uso de fibra de vidrio o las calaveras traseras LED, con las salidas de escape integradas, el Dodge Super Charger no pasará de largo sin recibir elogios.

Además, el equipo de Dodge y Mopar hicieron modificaciones importantes en el chasis, pues incrementaron la distancia entre ejes, acercándose el eje delantero hacia el frontal cerca de cinco centímetros. Los ejes son nuevos, más anchos, y la suspensión modificada permite descender la altura del vehículo en 6.3 centímetros en la parte trasera y 9 en la delantera.

Por supuesto, no podemos dejar pasar la presencia de un juego de rines de 20 y 21 pulgadas respectivamente, calzados sobre neumáticos de 305 mm en el eje delantero y 315 en el trasero. También cuenta con frenos delanteros Brembo de seis pistones.El interior fue renovado y en el que descata el negro satinado y la alcántara, así como elementos heredados de otros modelos de la marca como el volante y asientos del Viper; el botón de encendido, interruptores y manijas del Challenger así como los indicadores Mopar y distintivos que identifican el modelo.

Pero sin duda, el elemento principal de este proyecto es el motor que se esconde en sus entrañas. Y es que, aprovechando que el icónico modelo norteamericano cumple 50 años de existencia en este año, la marca tiró la casa por la ventana y estrenó un nuevo propulsor llamado Hellephant, un motor V8 sobrealimentado de 7.0 litros capaz de generar 1,014 caballos de fuerza y 950 lb.-pie de torque.

Los planes de la marca pasan por ofrecer este propulsor dentro del catálogo Crate Engines de Mopar, por lo que estará disponible para cualquiera que quiera instalarlo en su vehículo a partir del próximo año.