Menu
Marco Robles

Rolls-Royce Cullinan, cuando la realeza se convierte en SUV

Rolls-Royce había anticipado tanto su primera SUV, que no veíamos el día de poder conocerla por completo, pero esta semana el manto fue retirado y la Cullinan apareció frente a nosotros con una imponente estampa y la elegancia que la casa británica pone en todas sus creaciones.

El proyecto de Cullinan nació hace tres años, en los que la firma de súper lujo vio en el boom de las camionetas, un nicho perfecto para aumentar de gran forma sus ventas, así que puso toda la maestría de sus diseñadores e ingenieros a la obra para este modelo.

Cullinan es el nombre del diamante más grande que se ha encontrado en la Tierra, fue hallado el el 25 de enero de 1905 por Frederick Wells en una mina muy cerca de Pretoria, Sudáfrica. Se le nombró en honor del dueño de yacimiento, Thomas Cullinan y tenía un peso en bruto de más de 3,000 kilates. Así que Rolls-Royce tenía que hacer una joya a la altura de este nombre.

Estéticamente nos encontramos frente a una gran ejecución de cómo llevar el diseño de un gran sedán a una camioneta sin que luzca desproporcionada, al contrario, tiene un estilo poderoso y lleno de elegancia.

En el interior nos encontramos con un vehículo lleno de lujo, comenzando con las tradicionales puertas suicida para la parte posterior (es decir, que abren en sentido contrario a las convencionales), mientras que la exquisitez de los materiales dan forma a un habitáculo bastante limpio.

La fila trasera puede ser pedida con dos asientos individuales o bien con una banca corrida para tres pasajeros, buscando la funcionalidad de una SUV, y prometen ser los asientos más cómodos del mundo.

El maletero también esconde sorpresas, empezando por su gran capacidad de carga, 560 litros, más la posibilidad de plegar el respaldo, mientras que de la parte inferior se pueden sacar dos asientos, forrados en piel, con una pequeña mesa, para cuando el propietario quiere disfrutar de la puesta del sol o bien de un hermoso paisaje de montaña, mientras se relaja.

La cajuela el habitáculo están separados por un cristal acústico, para mantener la mejor insonorización al interior.

Del lado mecánico aparece un motor V12 6.75 litros bitubo que genera 536 caballos de fuerza y 627 libras-pie de torque, acoplado a una caja automática de 9 cambios que nueve las ruedas mediante un sistema de tracción integral.

La suspensión cuenta con amortiguadores magnéticos, que escanean el estilo de manejo y estado del piso para adaptarse de forma inmediata, mientras que las cuatro ruedas pueden girar para mejorar la estabilidad y dinamismo del vehículo.

Rolls-Royce afirma que en el desarrollo de este vehículo realizó las pruebas más extremas para garantizar que puede enfrentar cualquier camino, aunque dudamos que alguna llegue más allá del pasto, ofreciendo el lujo y refinamiento de marcha de sus sedanes, en un paquete más versátil y capaz, por ello cuenta con distintos modos de manejo.

Por donde se vea y se analice, la Rolls-Royce Cullinan es una SUV cautivante, llena de estilo, lujo, poder y más de un siglo de experiencia de la firma británica para construir los vehículos de más alta estirpe del mundo del motor.

AUTOR
Marco Robles

Marco Robles

Periodista automotriz desde 2006, fan del beisbol, del frío, los días nublados y los autos emocionantes.

Sorry no comment yet.

Leave a Comment