Menu
Pablo Monroy

Manejamos la XT4, la nueva joya de Cadillac

Tras su presentación en el pasado Autoshow de Nueva York, la XT4 está lista para desembarcar en nuestro territorio y se convertirá en el vehículo que abrirá las puertas de entrada a la familia de SUV de Cadillac. Estéticamente presume del lenguaje de diseño angulado que le ha dado identidad a la firma, sin embargo, para esta propuesta fue refinado hasta conseguir líneas que resultan muy atractivas.

De la parte frontal salta a la vista la enorme parrilla con distintivos cromados, que enmarcan el logotipo de la marca, y que se complementa con los faros principales en forma de L, pequeños y estilizados que complementan la vista.

En la parte trasera las calaveras mantienen el diseño en L, aunque aquí son más alargadas pero bien proporcionadas. La joya de la corona de la XT4 se encuentra bajo el cofre, pues es impulsada por un renovado propulsor L4 2.0 litros turbo, cuyas mejoras por parte de los ingenieros de Cadillac estuvieron enfocados en el rendimiento sin sacrificar eficiencia.

Para sacarle 237 caballos de fuerza y 258 libras-pie de torque, el árbol de levas que vive en sus entrañas equipa un sistema de apertura de válvulas de admisión mediante actuadores electromecánicos, que regula la cantidad de combustible que ingresa a las cámaras de combustión abriendo más o menos las válvulas en función de la demanda de potencia.

A la mínima provocación del pie derecho sobre el acelerador la respuesta del motor es contundente, gracias a que el turbo fue retocado para que empezara a soplar desde las 1,500 revoluciones por minuto, por lo que el retraso del turbo es casi imperceptible, liberando torque a las ruedas desde la zona baja del cuentarrevoluciones.

Su buena respuesta se complementa con la transmisión automática de nueve velocidades de nueva generación, que envía la potencia al eje delantero de manera eficaz y sin pérdidas mecánicas, manteniendo al propulsor trabajando con tranquilidad o afilado y alerta, según las necesidades de empuje del conductor, sin embargo, es en el modo manual en el que mejor pudimos exprimir el cuatro cilindros, manipulando las paletas de cambio, ubicadas detrás del volante, es posible estirar cada marcha hasta la zona roja del cuentarrevoluciones.

La suspensión contiene el balanceo de una carrocería que registra en la báscula 1,660 kilogramos y digiere con facilidad las pocas irregularidades que encontramos en los caminos de Seattle, al mismo tiempo que la dirección de tacto suave, nos ayudó a trazar con seguridad cada una de las curvas a las que nos enfrentamos durante el recorrido.

El interior ostenta, además del lujo y confort que distinguen a Cadillac, así como un generoso espacio para que cinco pasajeros viajen al más puro estilo de la firma de lujo, equipa una pantalla táctil a color de 8 pulgadas del sistema de infoentretenimiento, dotado con el sistema OnStar y WIFi a bordo, que permite conectar hasta 7 dispositivos. La XT4 estará disponible en México a partir de noviembre en una sola versión denominada Premium Luxury, por un precio que parte en 746,500 pesos.

 

CADILLAC XT4 2019 A FONDO

MOTOR: L4 2.0 litros turbo
POTENCIA HP/RPM: 237/5,000
TORQUE LB.-PIE/RPM: 258/1,500
TRANSMISIÓN: Automática 9 velocidades con modo manual
TRACCIÓN: Delantera
FRENOS: De disco con ABS
BOLSAS DE AIRE: Frontales, laterales, de tipo cortina y de rodilla para conductor y pasajero
ENTRETENIMIENTO: Sistema con pantalla táctil a color de ocho pulgadas, OnStar 4G LTE con hot spot de Wi-Fi integrado para conectar hasta 7 dispositivos
SEGURIDAD: Sensor de detección de ocupante para funcionamiento de bolsa de aire frontal, trasero y de punto ciego, alertas de tráfico trasero, de estacionamiento frontal y trasero, cámara de reversa, sistema de monitoreo de conducción para adolescentes, anclaje para sillas infantiles