Menu
Redacción CarGlobe.mx

Pebble Beach 2018: El Alfa Romeo 8C 2900B Touring berlinetta, Best of Show

Todos hablamos de la belleza de los autos italianos, misma que no sólo les ha dado gran fama, si no que también los ha llenado de trofeos, el más reciente: el Best of Show del Concurso de Elegancia de Pebble Beach, que este año quedó en manos de un Alfa Romeo 8C 2900B Touring berlinetta de 1937.

El máximo galardón que se entrega en este evento, uno de los más exclusivos del mundo del motor, premia al auto con más estilo, elegancia y que conserve de mejor manera su estado original.

“Este auto es uno de los cinco que se fabricó y lo sometimos a un trabajo completo de restauración recientemente, mismo que nos tomó mucho esfuerzo y dedicación a todos los que nos involucramos en el proyecto, así que se siente increíble haber ganado este galardón”, afirmó David Sydorick, dueño del vehículo.

Además del trofeo, la ovación y el innegable aumento en el precio del vehículo, el ganador recibe un reloj Rolex Oyster Peropetual Datejust 41, con el logotipo del evento y la leyenda Best of Show 2018, grabado en la parte posterior.

Antes de ser nombrado como el máximo ganador, también se había colgado el premio del Mejor Auto Clásico Italiano.

El trabajo de restauración de este modelo fue llevado a cabo por los especialistas de RX Autoworks, en Vancouver, Canadá, quienes trabajaron a fondo para dejarlo igual a cómo lució en el Salón de París de 1937, cuando fue presentado.

El Alfa Romeo 8C 2900B Touring berlinetta era uno de los deportivos más avanzados de su época, un auto que era considerado como un exótico, pues estaba impulsado por un motor de 8 cilindros en línea con dos supercargadores que generaba 180 caballos de fuerza, traído directamente de los 8C de carreras.

Para balancear el peso, la transmisión estaba colocada frente al eje trasero, como sucede con los súper deportivos de hoy en día, mientras que la suspensión era independiente en las cuatro ruedas, pero

el conductor podía ajustar la rigidez de los amortiguadores de fricción traseros mediante un mando junto a la palanca de velocidades, estos amortiguadores de fricción complementan a los amortiguadores hidráulicos.

Así que estamos frente a una joya de la ingeniería automotriz con 80 años de historia.