Menu
Marco Robles

Pebble Beach 2018: Bugatti Divo

Lo esperábamos con ansia y la firma francesa no nos decepcionó por que el Bugatti Divo es simplemente uno de los súper deportivos más espectaculares del momento, un biplaza basado en el Chiron, que revivió la tradición de carrocero de la casa de Molsheim, que desde hace casi un siglo ha tomado plataformas existentes de sus vehículos, para crear máquinas de ensueño como esta.

El Concurso de Elegancia de Pebble Beach 2018 fue el escenario elegido para este lanzamiento, y antes de ser develado en público, el CEO de la firma, Stephan Winkelmann, lo mostró a clientes distinguidos de Bugatti, quienes en segundos agotaron las 40 unidades que se fabricaran del Divo, con un precio de 5 millones de euros cada una.

“Cuando llegue a este puesto a principios de año aprendí muy rápido que nuestros clientes y fans estaban esperando que hiciéramos un vehículo especial, que hablara de la gran historia de la firma y acompañara al Chiron.

“El equipo de Bugatti estaba ansioso por ejecutar un proyecto como este”, afirmó Winkelmann, quien en sus años como CEO de Lamborghini, aprendió que las ediciones especiales y limitadas atraen mucho a los adinerados clientes de estas firmas.

Así que en el marco del inicio de las celebraciones del centenario de historia de Bugatti, la firma francesa nos mostró este espectacular modelo, que no está limitado a su uso exclusivo en pista, si no que es legal para rodar en la calle.

Los ingenieros de la marca trabajaron a fondo para reducir 35 kilogramos el peso del vehículo, al tiempo que se enfocaron en un punto clave para ser veloz en cualquier escenario, la velocidad en curva, es por ello que la aerodinámica, el chasis y la suspensión jugaron un papel fundamental en este proyecto, consiguiendo una aceleración lateral de 1.6 g.

El trabajo aerodinámico, que se puede observar en prácticamente todo el vehículo, desde el largo labio frontal, los laterales con la bandera francesa pintada, hasta llegar a la aleta de tiburón trasera, que nos conecta con el enorme alerón trasero, que mide 1.83 metros y es 23% más ancho que el del Chiron. Todo ello nos entrega 90 kilogramos más de downforce, lo que se traduce en un auto mejor pegado al piso.

Mientras que el chasis tuvo que ser revisado totalmente para hacer a este auto más ágil en las curvas, por ello también se incrementó el cámber. Estas modificaciones obligaron a los ingenieros a dejar la velocidad máxima del Divo en 380 km/h (el Chiron supera los 400), aún así, este vehículo es 8.0 segundos más rápido en la vuelta al circuito de Nardò que el Chiron, por que es mucho más rápido en las curvas, lo que le ayuda a compensar lo que podría perder de velocidad punta en las rectas.

La suspensión y la dirección fueron recalibradas para ofrecer una sensación de manejo diferente, mucho más directa y precisa, algo muy necesario cuando tomamos curvas a alta velocidad.

La reducción de peso se logró, en otros, gracias al uso de fibra de carbono en la tapa del intercooler de los turbos, el uso de rines de aleación ligera, la eliminación de los espacios de almacenamiento en la consola central y las tapas de las puertas, la reducción de uso de material de insonorización en el habitáculo y un sistema de sonido más ligero.

Así, este súper deportivo mantiene detrás de los asientos un motor W16 8.0 litros con cuatro turbos, que genera 1,500 caballos de fuerza y 1,180 libras-pie de torque, que son repartidos a las cuatro ruedas mediante un sistema de tracción integral y una caja secuencial de siete velocidades.

Todos los demás cambios en este modelo son estéticos. En el exterior tenemos un auto que cada día parece más cercano a un prototipo de carreras, mientras que en el interior encontramos el máximo lujo y refinamiento.

En el caso del Divo, la decoración del habitáculo está divida en dos, la parte con más detalles azules se encuentra del lado del conductor, que tiene más vida y busca comunicarle al piloto que el auto está penado 100% para él. Mientras que en el lado del pasajero reina el negro, mucho más sobrio.

El nuevo súper deportivo de Bugatti toma su nombre del piloto parisino Albert Eugène Diwo, quien más tarde se haría llamar Divo y en 1928 llegó a formar parte del equipo de carreras de Bugatti y ese mismo año ganó con el Type 35 B la Targa Florio, victoria que repitió al año siguiente para quedar inmortalizado como uno de los grandes nombres de la firma francesa.

AUTOR
Marco Robles

Marco Robles

Periodista automotriz desde 2006, fan del beisbol, del frío, los días nublados y los autos emocionantes.

Sorry no comment yet.

Leave a Comment