Menu
Desiree Nunez

Mustang, 50 años cabalgando

En su sexta generación, el depredador de asfalto continúa haciendo leyenda. Ford Motor está decidida seguir produciendo su “pony car” después de medio siglo desde su lanzamiento. El Mustang 2015 muestra un diseño sofisticado y maduro, compartiendo muchas similitudes con su hermano más joven el Fusión.

Por primera vez,  se ha hecho una punto tecnológica, al dotarlos de mayor electrónica en seguridad y de una suspensión independiente con la intención de cumplir estandares internacionales y de esta forma, convertirse así en un producto global.

Este corcel cabalga con tres fuerzas motrices, su principal, un motor turbo cargado EcoBoost de nueva generación de 2.3 litros y cuatro cilindros con 305 caballos y ​​300 lb-pie de par de torsión.

Para los aficionados más puristas, Ford ha preparado un motor V8 de 5.0 litros, con mejoras en el tren de válvulas y cabezas de cilindros que producen más de 420 caballos de fuerza y ​​390 lb-pie de par de torsión. También, lo ha dotado connuevo colector de admisión, que mejorado considerablemente la respiración de baja velocidad para una mejor economía de combustible, la estabilidad de inactividad y las emisiones.

La última novedad es un corazón de aspiración atmosférica V6 de 3.7 litros que genera 300 caballos de fuerza y ​​270 lb-pie de torque. En cuanto a las transmisiones, Ford ofrece un manual de la marca Getrag cuya posición ha sido modificada para estar más cerca del conductor y facilitar los cambios de marchas. La otra opción es una transmisión automática de seis velocidades Select Shift, con levas de cambio en el volante  ofreciendo puntos de referencia de rendimiento y una nueva dinámica, control de la dirección más precisa y una mayor comodidad de conducción.

Cuenta con un nuevo  sistemas de suspensión delantero y trasero. En la parte delantera, se le ha dotado de un nuevo subchasis perimetral ayuda a rigidizar la estructura, mientras que la reducción de la masa, que proporciona una mejor base para el control de la rueda más predecible que beneficia el manejo, dirección y conducción.

El nuevo sistema de puntal de doble rótula delantera MacPherson también permite una frenada más potente. Se han modificado toda la geometría, resortes, amortiguadores y bujes, ajustandolos para una aplicación de alto rendimiento. Nuevos mangos nudillos traseros de aluminio ayudan a reducir la masa no suspendida para una mejor conducción y manejo.

Debemos decir, que la sexta generación del Mustang es más civilizado y dócil pero aún asíconserba su temperamento de siempre.

Habrá que esperar a que llegue a México para hacer una revisión a fondo del potro salvaje de Ford.