Menu
Pablo Monroy

Mercedes impone nuevo récord en el Nürburgring con un SUV

Con más de 20 kilómetros de longitud, 73 curvas y un pico de altura superior a los 600 metros sobre el nivel del mar, el trazado alemán es el laboratorio de pruebas de la mayoría de los fabricantes que quieren demostrar las capacidades dinámicas de sus creaciones. Y es que la lucha por conseguir los mejores registros es uno de los grandes alicientes que está en la cabeza de las marcas de coche, por lo que es habitual encontrar noticias con nuevos récords por vuelta.

En el terreno de los SUV, primero fue el Porsche Cayenne Turbo S, que se hizo con el trono del SUV de producción más rápido tras completar una vuelta en el Infierno Verde con un tiempo de 7:59,74. Más tarde, llegó el turno de la actual reina del trazado alemán, la Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, superando el tiempo en ocho segundos, es decir, 7:51,70.

Sin embargo, la competencia en este sector es cada vez más dura y las cosas pueden cambiar en poco tiempo. Decimos todo esto porque el SUV italiano cedió su puesto ante la Mercedes-AMG GLC 63 S, pilotada por el ingeniero de desarrollo de la división deportiva de la marca, quien logró establecer un nuevo récord en su categoría y se ha situado en lo más alto con un tiempo de 7:49,369.

De acuerdo con Mercedes, este registro se logró en el primer intento, superando en dos segundos al Quadrifoglio. Cabe recordar que bajo el cofre del AMG encontramos un bloque V8 4.0 litros biturbo con 510 caballos de fuerza, acoplado a una transmisión automática de doble embrague con nueve velocidades AMG Speedshift MCT, que envía la fuerza motriz a un sistema de tracción a las cuatro ruedas.