Menu
Pablo Monroy

Salón de París: Mercedes-Benz Clase B

Uno de los vehículos que brillaron en el Salón de París fue el nuevo Clase B de Mercedes-Benz, que ahora ostenta un aspecto estético más dinámico que su antecesor y, según los responsables de la firma, ofrecerá una conducción más ágil y confortable, así como mecánicas más eficientes, un habitáculo más espacioso y dotado con mayor tecnología, y sistemas avanzados de asistencia a la conducción.

Por fuera el Clase B destaca por su distancia de ejes larga (2.729 mm), así como por la línea del techo ligeramente más baja y el juego de rines de mayor diámetro (19 pulgadas). Los faros LED High Performance serán de serie, mientras que los Multibeam LED serán opcionales. En la parte trasera trasera existen algunos elementos acentúan la ancho del vehículo, como las luces traseras divididas, los reflejantes desplazados hacia abajo e integrados en la parte baja de la fascia trasera y la sección inferior en color negro dividida por una moldura cromada.

En el interior, la postura de manejo es 90 milímetros más alta que en el Clase A y el espacio a la altura de los codos en las plazas delanteras es de 1.456 milímetros. A diferencia del Clase A, que incorpora un panel de instrumentos dividido en dos cuerpos básicos horizontales, en la Clase B este elemento es de un solo volumen.

El tablero de instrumentos está inclinado hacia los ocupantes y muestra protuberancias en el área del conductor y del acompañante, que dan soporte a una pantalla con el novedoso sistema MBUX que parece flotar y que está disponible en tres configuraciones: con dos displays de 7 pulgadas, de 7 y de 10,25 pulgadas y en la versión widescreen con dos de 10,25 pulgadas. Como opción se ofrece un Head-up-Display.

El nuevo Clase B incorpora además numerosos sistemas de asistencia a la conducción e incluye algunas funciones exclusivas hasta ahora en la Clase S. Por primera vez es capaz de circular de forma semiautónoma en determinadas situaciones, como el asistente activo de distancia Distronic, que ayuda al conductor en numerosas situaciones y adapta la velocidad en función del trazado de la ruta prevista.

A ello se suman el asistente activo de parada de emergencia y un asistente activo para cambio de carril. Asimismo, el Clase B 2019 está equipado de serie con un asistente de frenado activo con funciones ampliadas que ayuda a evitar colisiones con vehículos precedentes que circulan a menor velocidad o están detenidos (a partir de ahora, incluso con peatones o ciclistas que atraviesan la calzada) o aminora las consecuencias del accidente.

De momento el Mercedes-Benz Clase B 2019 está equipado exclusivamente con transmisiones de doble embrague. Una gran novedad es la caja 8G-DCT de ocho velocidades, acoplado a un motor diésel de mayor cilindrada. Más adelante llegarán otros propulsores, así como modelos con tracción integral 4MATIC; las primeras unidades estarán disponibles en Europa a partir de febrero del próximo año.