Menu
Pablo Monroy

El BMW 507 convertible de su diseñador, a subasta

El BMW 507 es considerado uno de los BMW clásicos más codiciados que existen y buena parte de esa reputación se la otorgó su diseñador, el conde Albrecht Graf von Goertz, quien incluso llegó a ser dueño de un ejemplar convertible de 1958, mismo que será subastada por Bonhams, en Inglaterra.

Von Goertz fue el tercer propietario de este coche, después de que pasara por las manos de un miembro de BMW y del consejero de Comercio de Alemania. Fue en 1971 cuando von Goertz compró el auto, mismo al que sometió a una restauración completa en los años 90 cambiando, además de su color gris plateado original, por este color rojo, el motor V8 3.2 litros de 150 caballos de fuerza.

El coche nació a partir del chasis del 502 coupé, al que se le añadieron paneles de aluminio para contener el peso, para dar paso a su aspecto, con un diseño que ostenta proporciones perfectas y líneas que atrapan miradas. El 507 fue la apuesta de BMW para competir con modelos estadounidenses como el Thunderbird y el Corvette, pero también con el Mercedes 300 SL. Su atractiva carrocería conquistó al público, especialmente a una buena cantidad de estrellas de Estados Unidos, como Elvis Presley, pero también de Europa.

Sin embargo, su alto precio para la época hacía que incluso para la clase alta resultara caro. Luego de tres años de producción y 252 unidades vendidas, el 507 dejó de fabricarse y su rareza, unida a su belleza, provocaron que su valor se incrementara con el paso de los años. Esta unidad buscará un nuevo dueño en la subasta de Bonhams, que se celebrará este fin de semana y en la que se espera que el convertible alcance cerca de 2.2 millones de euros.