Menu
Pablo Monroy

El Audi TT recibe un baño de modernidad

Han transcurrido 20 años desde que el Audi TT viera la luz por primera vez, razón por la cual la tercera generación fue sometida a una ligera actualización que mantiene viva la esencia del TT original, con pequeños retoques de su diseño que refuerzan su carácter deportivo y ampliando su equipamiento de serie.Estéticamente encontramos detalles únicos inspirados en el primer TT, como por ejemplo, la ausencia de tapón bajo la tapa del tanque del combustible.

Esto quiere decir que se podrá insertar la manguera directamente, un rasgo muy característico de los autos de carreras. Se podrá optar además por faros LED o Matrix LED, así como por el acabado exterior S Line; en cuanto a los rines, de serie montará de 17 pulgadas, pero se puede optar por las de 18, 19 y 20, gracias a Audi y Audi Sport. Además, se unen a la gama de colores tres nuevos tonos: azul cosmos, naranja pulse y azul turbo, este último solo en el caso del S Line y Audi TTS. En el interior el habitáculo está muy enfocado al conductor y, de nuevo, inspirado en el Audi TT clásico.

Esto se nota en las salidas del aire acondicionado, por ejemplo, que sugieren las turbinas de un jet, hasta el Audi Virtual Cockpit con pantalla de 12.3 pulgadas, que puede configurarse en vista clásica, en la que se destacan el velocímetro y tacómetro, o de infoentretenimiento, donde el mapa de navegación toma protagonismo. La variante Coupé ofrece 305 litros en la cajuela, mientras que el roadster, equipado con un techo de lona en negro o gris, que se abre y cierra en 10 segundos incluso en movimiento (hasta 50 km/h) se queda en 280.

El sistema MMI Navigation Plus, el más elevado, integra el servicio MMI touch que reconoce la escritura a mano para la entrada de texto y el control por voz; además, cuenta con una gran oferta de asistentes a la conducción, como el aviso de abandono involuntario de carril, la cámara de reversa y el reconocimiento de señales, entre otros.

Dentro de la oferta de motores del renovado Audi TT encontramos tres propulsores a gasolina turbocargados de inyección directa. El menos enérgico dispondrá de 197 caballos de fuerza, el 45 TFSI tendrá una potencia de 245 y para el S, el motor elegido será el 2.0 TFSI con 306 caballos de fuerza, que le permite acelerar de cero a 100 km/h en 4.5 segundos o 4.8 en el caso del roadster; es decir, una décima más rápido que su predecesor.

Las mecánicas estarán acopladas a una transmisión manual de seis velocidades o una automática de doble embrague y siete marchas, mientras que la variante ofrecerá la tracción quattro. Y como no todos los días se cumplen dos décadas, Audi aprovechó para lanzar una edición especial TT 20 Years de la que solo habría 999 unidades y que viene lleno de accesorios inspirados en el Audi TT Roadster concept car original de 1995.

Podrás distinguirlo por la carrocería en color gris perla y por el interior, forrado con piel Nappa en color marrón moccasin con costuras en contraste Panuka. También llevará una placa con el número correspondiente de las 999 unidades y la insignia TT 20 Years en el volante y en la palanca de velocidades. Además, cálipers de frenos en rojo, cristales oscurecidos, alerón fijo, rines de 20 pulgadas acabados en negro brillante.