Menu
Pablo Monroy

A subasta el Ferrari F40 de Gas Monkey

Si eres entusiasta del mundo de los automóviles y te encanta ver programas de televisión relacionados con las cuatro ruedas, especialmente aquellos en los que se ejecutan grandes preparaciones y modificaciones, probablemente conoces la serie El duo mecánico, donde el principal protagonista es un taller ubicado en Dallas, Texas, llamado Gas Monkey Garage, de donde han salido algunas de las mejores creaciones.

Una de ellas causó gran revuelo debido al vehículo del que se trataba y al tipo de proyecto que llevaron a cabo con él, tanto Richard Rawlings como Aaron Kaufman en su momento: un Ferrari F40. Pero no uno cualquiera, sino un ejemplar que comenzó siendo un montón de chatarra y que, posteriormente, fue adquirido por cerca de 400 mil dólares para restaurarlo tras una inversión de 300 mil.

Sin embargo, como muestran las imágenes, los chicos de Gas Monkey aportaron su granito de arena para actualizar al icónico modelo italiano de la década de los 90. La primera decisión controvertida fue cambiarle su característico color rojo de fábrica por una pintura negra sobre toda la carrocería, así como modificaciones mecánicas que no fueron bien vistas por muchos seguidores: turbocompresores de nueva manufactura, embrague de altas prestaciones, un escape modificado, luces LED y un juego de rines HRE, entre otras cosas.

Tras su paso por el programa de televisión, el F40 fue vendido en una subasta por 742.500 dólares en 2014, pero justo un año más tarde, su dueño, el jugador de béisbol Reggie Jackson, subastó el coche por una cantidad cercana a los 650,000 dólares.

El deportivo italiano fue adquirido por Richard Scott quien, en noviembre de 2017, fue arrestado tras una larga investigación policial, por lo que las autoridades incautaron el Ferrari. Ahora, desde hoy y hasta el próximo 7 de febrero, el F40 está siendo subastado de nuevo, esta vez por Apple Towing Company. La puja actual es de medio millón de dólares, aunque esta podía subir notablemente ya que el propio Richard Rawlings ha comentado que está interesado en hacerse con una de sus antiguas y más llamativas creaciones.