Menu
Pablo Monroy

A la venta el Jetta de Rápido y Furioso, estás de suerte

Si eres fanático de Rápido y Furioso, seguramente recuerdas el Volkswagen Jetta de tercera generación de Fast and Furious, aquel modesto sedán que un joven y apasionado del tuning transformó en un auténtico misil, o al menos, eso es lo que pretendía el personaje de Jesse.

Los coches de la saga son y han sido motivo de inspiración, pero ante todo, tanto la película como sus vehículos, han sido y serán objeto de culto para muchos de nosotros. Por eso que nos llama la atención que esté vehículo esté en venta. Dicho auto ya había sido vendido, comprado y manejado por el actor Frankie Muniz, aficionado a las carreras, y que ahora vuelve a estar de nuevo a la venta en el portal Autotrader, con un precio de 99,900 dólares.

Su mayor atractivo radica en que es una pieza cinematográfica, utilizada en el rodaje de una película que supuso un antes y un después en la cultura del automóvil. Lo curioso de este coche es que, antes de ser modificado para Fast and Furious, pasó sus primeros años como cualquier sedán familiar, matriculado en junio de 1995. Posteriormente, fue seleccionado e incluido entre los coches para la película.

Además de la decoración y modificación estética exterior e interior, este Jetta equipa una transmisión automática y un equipo de sonido exclusivo, sin embargo, lo que hace que sea una pieza aún más exclusiva es que está firmada por los actores Chad Lindbergh, quien dio vida al propio Jesse, Paul Walker y Rob Cohen, director de la cinta. Con casi 34.000 kilómetros registrados en el odómetro, no será un Jetta usado accesible, pero desde luego que será el más especial que podamos encontrar a la venta.