Menu
Pablo Monroy

Con esta prueba de autonomía, Jaguar i-Pace demostró su rendimiento

Jaguar demostró el buen comportamiento y la autonomía de su SUV cien por ciento eléctrico y lo enfrentó a cruzar el túnel bajo el mar más largo del mundo: el que atraviesa el Canal de la Mancha. Así que haciendo uso de su avanzada tecnología, un paquete de baterías eficiente y un propulsor eléctrico que genera 400 caballos de fuerza, la camioneta británica obtuvo resultados positivos tras esta aventura, pues logró recorrer los 378 kilómetros que separan Londres de Bruselas con una sola carga en sus baterías.

El i-Pace inició su viaje desde la terminal de la capital británica, South Bank, atravesando los 50 kilómetros del citado túnel y emergiendo de madrugada en el Puerto de Calais desde el túnel de servicio que discurre entre las dos vías del tren. Finalmente, llegó a su destino, en los históricos Mons Des Arts en el centro de Bruselas. Todo ello con unas baterías de 90 kWh de capacidad que fueron cargadas completamente antes del inicio y completaron el trayecto con una reserva de 8 por ciento.

Stephan Boulter, ingeniero de la marca quien estuvo sentado tras el volante del vehículo durante la prueba, aseguró que: “Sabemos que nuestros clientes no quieren problemas con la utilización diaria de su vehículo y por eso hemos dotado a nuestro SUV eléctrico puro de alto rendimiento de la más amplia autonomía. Tras haber conducido más de 378 kilómetros desde Londres hasta Bruselas con una sola carga, y haber llegado con suficiente autonomía restante, hemos demostrado lo confortable y cómodo que pueden resultar los viajes de larga distancia.”

Algunas de las tecnologías que ayudaron a conseguir este desafío fueron el sistema pre-acondicionador, el cual puede calentar o enfriar la batería para llegar a su temperatura de funcionamiento ideal, el navegador optimizado de la ruta, capaz de avisar al conductor si no se puede completar el trayecto con la energía acumulada, el aire acondicionado inteligente y el Eco Mode.