Menu
Pablo Monroy

El Aston Martin Rapide se despide encumbrado

Se trata del Aston Martin AMR (Aston Martin Racing) que, de igual manera que su hermano coupé, está equipado con un propulsor V12 6.0 litros que genera 603 caballos de fuerza y 630 Nm de empuje, diferenciándose del resto de la gama por todos los detalles aerodinámicos específicos para esta edición especial y la decoración exclusiva con el ya característico color lima de AMR, la división de alto rendimiento de la firma británica.

Con este nivel de prestaciones el Rapide AMR solo necesita 4.4 segundos para acelerar de cero a 100 km/h y alcanza una velocidad máxima de 330 km/h. También hay cambios en la parte técnica para mejorar la dinámica de conducción, como la puesta a punto específica del chasis, una suspensión 10 mm más baja y frenos cerámicos que se asoman a través de unos rines forjados exclusivos de 21 pulgadas.

Por fuera, AMR se ha esforzado en mejorar el rendimiento aerodinámico a base de accesorios como un nuevo spoiler trasero y una parrilla frontal rediseñada. Se podrá escoger entre tres niveles de acabados, cuyas diferencias radican en la decoración del interior y el exterior: Standard, Silhouette y Signature.

La primera de ellas será la más discreta, mientras que la última será muy similar a la que ya hemos visto en el DB11 AMR, con una pintura exterior de color verde mate y franjas en lima que recorren toda la carrocería. El mismo estilo estará presente en el interior, donde encontraremos molduras confeccionadas en fibra de carbono, alcántara y varios detalles en el verde lima del exterior, como la franja que recorre el techo, las costuras de los asientos deportivos o la decoración de su respaldo. El precio es de 229,950 euros en Alemania y estará disponible a finales de este año, aunque sólo se fabricarán 210 unidades.