Menu
Marco Robles

Volkswagen I.D. R Pikes Peak contra la naturaleza

Volkswagen sigue detallando al I.D. R Pikes Peak, su primer monplaza eléctrico con 671 hp, que el próximo 24 de junio tratará de imponer una marca en el ascenso a la montaña Pikes Peak, en Colorado, el ascenso de montaña más famoso del mundo y uno que por sus características siempre ha atraído la atención de los grandes fabricantes.

Pikes Peak es una competencia que se ha realizado desde 1916 y que pone a los autos y pilotos ante una carrera de 19.9 kilómetros y 156 curvas, llena de acantilados y un cambio de elevación de 2,743 a 4,302 metros sobre el nivel del mar, en menos de 10 minutos.

Estos 1,500 metros de diferencia entre la salida y la meta representan una odisea para los ingenieros y aerodinamicistas, quienes tienen que buscar la mejor forma de encontrar downforce para tomar las curvas a mayor velocidad, sin lastrar de más el auto y también mantener los elementos frescos en un ambiente de aire muy ligero.

Volkswagen asegura que a esta altura el aire es 35% más ligero que a nivel del mar, por ello trabajaron muchas horas en el túnel de viento con maquetas a escala del I.D. R Pikes Peak, mismas que se iban modificando con distintas piezas impresas en 3D, que permitieron realizar un desarrollo más rápido.

Los resultados de estos meses de trabajo lo podemos ver en el enorme alerón trasero y los spoilers laterales y frontales, que podrían parecer exagerados, pero son 100% necesarios para compensar la falta de densidad del aire, por ello requiere superficies más grandes.

El segundo gran problema es la refrigeración del monoplaza.

Al ser un auto eléctrico, se reducen los problemas de calentamiento, aún así hay que mantener los frenos en temperatura, el paquete de baterías y otros elementos del monplaza, por ello recurrieron al software de su socio ANSYS, ya que el túnel de viento no puede recrear las condiciones del aire más ligero y su incidencia en el enfriamiento. Así que con la computadora los ingenieros trabajaron en llevar de mejor forma aire fresco a ciertas zonas del auto.

Gracias a ello pudieron tener una carrocería con pocas entradas de aire y un mejor flujo aerodinámico, con lo que quieren bajar el récord de 8:57.118 minutos, establecido en el ascenso para autos eléctricos, pero las capacidades de este monoplaza alemán parecen estar más enfocadas a destronar el 8:13.878 minutos, fijado en 2013 por Sébastien Loeb en un Peugeot 208 T16.

AUTOR
Marco Robles

Marco Robles

Periodista automotriz desde 2006, fan del beisbol, del frío, los días nublados y los autos emocionantes.

Sorry no comment yet.

Leave a Comment