Menu
Marco Robles

Toyota y Aston Martin apuestan por los Hipercars del WEC

El Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) anunció las reglas finales para los autos que debutarán en la temporada 2020-2021, que arrancará en el otoño del próximo año y que verá el arribo de los Hypercars, en lugar de los actuales Prototipos LMP1, en donde Toyota y Aston Martin ya confirmaron su presencia.

Con una desbandada de marcas entre 2016 y 2017, que dejó a Toyota como el único equipo con un LMP1 Híbrido, acabando con el alto nivel competitivo, el interés de los aficionados y llevándolo a una situación muy complicada que pudo haber desaparecido al WEC.

Así que el Automobile Club de l’Ouest (ACO) trabajó a fondo en la creación de una nueva especificación para el auto de la categoría principal para hacerla atractiva para más fabricantes automotrices, que busquen aprovechar el desarrollo que ofrece la categoría y el nivel de competencia.

Por ello, a partir del próximo año los nuevos Hiperautos del WEC podrán estar basados en un hiperdeportivo de producción o bien, en un vehículo hecho específicamente para este campeonato, pero que deberá tener una producción de al menos 20 unidades en dos años.

Además, los fabricantes que lleguen al Mundial de Resistencia deberán comprometerse a competir aquí por al menos cinco años.

Estos nuevos monoplaza tendrán un peso de 1.1 toneladas, con una potencia total de 760 caballos de fuerza, sin restricción en el número de cilindros, desplazamiento, turbos o bien, trenes motrices híbridos, pero quienes se decidan por la motorización híbrida deberán montar un propulsor eléctrico que no supere los 270 hp (y que respete los 760 hp combinados).

Para mantener la competitividad en la categoría, los oficiales del ACO tendrán un sistema de Equilibrio del Rendimiento, que basado en resultados y desempeño, podrán lastrar más o menos a los autos, para que no haya una competencia cargada hacia una marca o monoplaza.

De igual manera, se creará un sistema para reducir la ventaja que pudieran tener los autos híbridos (tracción integral), frente a los de combustión normal (tracción trasera).

De esta forma, Aston Martin y Toyota fueron las dos primeras marcas que confirmaron su presencia en esta nueva era del Campeonato Mundial de Resistencia.

Aston Martin lo hará con una variante de carreras del Valkyrie, su superdeportivo de 1,000 caballos de fuerza desarrollado en colaboración con Red Bull Racing, que tendrá la misión no sólo de ser monarca mundial, si no de también buscar la segunda victoria absoluta para la firma británica en las 24 Horas de Le Mans, que este 2019 cumple 60 años de la proeza del Aston Martin DBR1.

Por su parte, Toyota anunció un monoplaza que derivará en un nuevo superdeportivo de calle desarollado por Gazoo Racing, que tiene una gran estampa y deberá aumentar la historia de la firma japonesa en el automovilismo de resistencia.

Se espera que en los próximos mese se anuncien más fabricantes que se unirán a este proyecto, donde se busca tener 20 autos en la parrilla de salida.

AUTOR
Marco Robles

Marco Robles

Periodista automotriz desde 2006, fan del beisbol, del frío, los días nublados y los autos emocionantes.

Sorry no comment yet.

Leave a Comment