Menu
Redacción CarGlobe.mx

¿Fernandes le pone el último calvo al ataúd del equipo Caterham F1?

Desde hace y algunas semanas atrás los rumores de que Tony Fernandes podría declinar de los esfuerzos que ha realizado por que su equipo de F1 salga del fondo de las parrillas podría haber llegado por fin a su punto más álgido.

Y es que si desde el principio de la actual temporada el patrón del equipo Caterham ya había dejado en claro sus su situación compartiendo la frase “This is our last chance” a los 250 miembros del equipo por medio de su cuenta de twitter, esta semana Tony ha cerrado su cuenta con un alarmante mensaje en donde deja todo en claro “La F1 no ha funcionado, pero Caterham Cars me encanta”.

Y es que como todo mundo ya sabíamos, el equipo Caterham F1 no logró alzar el vuelo como Tony Fernandes lo esperaba desde que entró al deporte motor, logrando un 12° puesto como su mejor resultado en sus cuatro años de participación.

Por si fuera poco y a modo de “tiro de gracia”, durante el pasado Gran  Premio de Mónaco sus archirrivales de Marussia terminaron por desahuciar al malayo cuando Jules Bianchi cruzó la meta en noveno lugar sumando así los primeros puntos para su escuadra y mandando de paso al equipo Caterham hasta lo más profundo de su propia tumba.

Por si fuera poco, las declaraciones del propio Bernie Ecclestone la semana pasada sobre el futuro incierto de algunos equipos nos dejó ver a todos que el mandamás de la F1 no le importa ni un cacahuate que Caterham se vaya.

“No solo no me importa si uno de los equipos en dificultades se va, sino que además me gustaría que así fuera,” dijo Ecclestone dejando entrever que se refería a Caterham.

Esto deja en claro la situación a la que el equipo Caterham F1 se enfrentará hacia finales de la actual temporada, en donde o bien podrá cerrar sus puertas de manera definitiva o podrá dejar la puerta abierta para que un nuevo inversionista rescate lo poco que queda del conjunto y lo convierta en un proyecto nuevo que busque suerte por sus propios medios.

Las hipótesis apuntan a que Colin Kolles podría estar interesado en comprar al equipo Caterham y encabezar un nuevo proyecto con capital rumano que llevaría el nombre de Forza Rossa, mientras que el proyecto de Caterham Cars seguiría en manos de Fernandes quien intentaría sacar a flote el barco después de sufrir un tremendo revés con la separación de Reanult de los planes a futuro que contemplaban el desarrollo de un modelo Alpine.