Menu
Marco Robles

El Volkswagen I.D. R Pikes Peak es el nuevo amo de Colorado

Era totalmente predecible, pero en el deporte motor hasta no cruzar la meta, no puedes dar nada por sentado, pero hoy las montañas de Colorado vieron como el Volkswagen I.D. R Pikes Peak consiguió la victoria absoluta en el ascenso de montaña más famoso de Estados Unidos y de paso imponer un récord.

El espectacular prototipo alemán, pilotado por el francés Romain Dumas, tardó 7:57.148 minutos en completar los 19.99 kilómetros que mide el ascenso de la montaña Pikes Peak para destrozar por 16 segundos el tiempo impuesto en 2013 por Peugeot 208 T16 y Sébastien Loeb, además, es el primero que logra bajar la barrera de los 8 minutos y marcó la quinta victoria para un piloto galo en los más recientes seis años (4 de Dumas y 1 de Loeb).

“El I.D. R Pikes Peak es el precursor de la familia I.D, y hoy pudimos ver de lo que esta tecnología es capaz. Cada empleado de VW debe estar extremadamente orgulloso del resultado de hoy.

“Quiero felicitar al equipo desde el fondo de mi corazón ya que con una extraordinaria combinación de ingeniería, habiliad, pasión y compromiso, el equipo ha podido crear un auto de carreras fantástico en sólo ocho meses y consiguieron que el I.D. R Pikes Peak marcara el mejor registro en la historia de este ascenso a la colina que tiene más de 100 años. Eso habla del poder de la movilidad eléctrica”, afirmó Frank Welsch, miembro del Consejo de Administración de la división de Vehículos de Pasajeros Volkswagen con responsabilidad para el Desarrollo Técnico.

Fueron 250 días los que separaron al domingo 24 junio de 2018, del inicio del proyecto, ocho meses en los que los ingenieros de la firma alemana trabajaron a fondo para crear un auto de carreras ligero, con una aerodinámica capaz de superar los requerimientos de cambio de altura de esta prueba y otros retos técnicos tanto en las baterías como en el enfriamiento de las mismas.

Los enormes alerones trasero y delantero, le brindaron el suficiente sustento aerodinámico para superar la diferencia de altura, y con ello la pérdida de densidad en el aire, mientras que el vehículo sólo pesaba 1,100 kilogramos y su diseño lo hizo ofrecer muy poca resistencia al viento, mientras que sus poderosos motores de baterías generan 680 caballos de fuerza.

“¡Increíble! Excedimos nuestras altas expectativas con este resultado. Desde los entrenamientos nos dimos cuenta que sí era posible romper el récord absoluto , pero para ello todo debía ser perfecto, clima, auto y piloto.

“Todo funcionó a la perfección y lo logramos, no puedo creer que Volkswagen y mi nombre estén inscritos en este récord. De verdad el I.D. R Pikes Peak es el auto de carreras más impresionante que he conducido”, afirmó Romain Dumas, quien suma esta marca a su largo palmarés profesional que contempla dos victorias en las 24 Horas de Le Mans, el Campeonato del Mundial de Resistencia (WEC) y el título de la FIA R-GT Cup.

Trabajo, dinero y esfuerzo, son las claves de la victoria para Volkswagen, que ha demostrado prácticamente en todos los escenarios que llega, que perder no es una palabra que esté en su vocabulario. El próximo reto de la firma alemana vendrá del 11 al 17 de agosto cuando lleve un Jetta 2019 a tratar de imponer el récord de velocidad en las pistas de sal de Bonneville.

AUTOR
Marco Robles

Marco Robles

Periodista automotriz desde 2006, fan del beisbol, del frío, los días nublados y los autos emocionantes.

Sorry no comment yet.

Leave a Comment